Index Historia Situacion Fotos antiguas Fotos actuales Playas cercanas La Trapa Isla Dragonera Contacto
Isla Dragonera Fauna  
Datos y situacion Flora Fotos

 


Las colonias de aves marinas y las rapaces son las aves que más contribuyen a caracterizar faunísticamente el ecosistema. Por su situación geográfica privilegiada, sa Dragonera es también punto estratégico singular durante la migración otoñal de las aves. Entre las aves marinas destacan las colonias de gaviota de Audouin, pardelas cenicientas, pardelas pichonetas, cormoranes y paíños. La colonia de gaviota común es especialmente elevada y ha sido objeto de control demográfico desde el año 1989 a causa de la fuerte incidencia que tiene su aumento sobre la población de otras especies de aves. En sa Dragonera se encuentra la mayor colonia que existe actualmente de halcón de Eleonor. El águila pescadora criaba allí tiempo atrás, y actualmente puede observarse con relativa frecuencia pescando en los alrededores de la isla. Otros elementos no menos significativos de la fauna de sa Dragonera son la densa población de lagartija de las Baleares (con una subespecie endémica de la isla) y la presencia de crustáceos ciegos y cavernícolas, que han podido mantenerse aislados en las aguas de una cavidad relativamente profunda a la cual se accede por tierra. El entorno marino es de elevado valor por la variedad y la riqueza de sus fondos. Se han descrito ocho ecosistemas donde destacan las comunidades coralígenas, precoralígenas y las praderas de Posidonia oceanica que se extienden a lo largo del canal que separa sa Dragonera de Mallorca. Se han detectado 114 especies de invertebrados, con una amplia representación del grupo de los moluscos y de los crustáceos, y 100 especies de peces. El delfín común y los galápagos son especies de vertebrados frecuentes en estas aguas. Tiempo atrás, al menos hasta el primer tercio de siglo, era posible encontrar en la zona un mamífero marino de la familia de las focas, denominado popularmente el vell marí (foca monje). Este animal se ha extinguido en las Islas Baleares, pero su presencia en sa Dragonera está documentada y se refleja en algún topónimo de la isla (cueva del vell marí).